Cuando la lucha no es solo contra el patrón

En la Sección de Feminismos de CNT-AIT Granada entendemos la Huelga Feminista del 8M como un pulso al sistema, que pone en entredicho, por un lado, la relación de clases y, por otro, el sistema patriarcal. Un primer paso es la visibilización de lo invisible, de lo que las mujeres y corporalidades no normativas aportamos en el mantenimiento del mismo sistema que nos somete a todas las violencias imaginables, porque la estructura es violencia para nosotras. Es por esto que nuestra propuesta es una huelga no mixta que llama a la lucha a las mujeres y a las corporalidades e identidades no normativas.

Nos llama mucho la atención cómo este año se está haciendo tanto hincapié en que la huelga es mixta, salvo en los cuidados: ¿cómo va a hacer huelga de cuidados quien no los asume en su vida diaria? ¡Faltaría más! Nosotras por nuestra parte creemos que esta es la única razón por la que un hombre tendría que ausentarse del trabajo ese día. Como anarcosindicalistas, una jornada de huelga es una jornada de lucha en la calle: ¿en qué piquetes van a participar todos esos hombres que, por alguna razón, se ven llamados a secundar esta huelga? ¿No es claro que si todo el mundo secunda la huelga el objetivo de visibilizar todo el curro pagado y no pagado con el que cargamos las mujeres para sostener el sistema no se podría valorar? Si nosotras paramos, se para el mundo. Si todos paráis, una vez más, quedamos invisibilizadas. Esta no es una huelga general al uso, el enemigo no es solo el patrón. Aquí se trata también de visibilizar los privilegios de los que gozáis los hombres, de hacer evidente la división sexual del trabajo, de poner sobre la mesa nuestro papel. Ese compañero de trabajo o de aula al que también se le llama a la huelga es el que agredió a mi hermana, el que me baboseó en un bar el otro día, el que manda chistes machistas por whatsapp o el que todavía no ha cogido una fregona para limpiar el baño de su casa.

Animamos a los hombres a que os cuestionéis los porqués de esta huelga, cuál es vuestra propuesta de lucha el 8M, a que cubráis los cuidados y los servicios mínimos para facilitar que mujeres se lancen a la calle y se organicen. Os invitamos a que valoréis y ayudéis a otros hombres a valorar todo el trabajo que realizamos, todas las violencias bajo las que vivimos sometidas y las razones de por qué hay una huelga feminista a nivel internacional. Un buen lugar para eso pueden ser los curros, las oficinas, las aulas, cuando os encontréis frente a frente, sin compañeras (y sin hacer el trabajo que hacen ellas, porque entonces eso sí sería un auténtico esquirolaje), porque ellas estarán luchando fuera secundando la huelga.

Discutid, pensad, solidarizaos, compartid acerca de lo que vayáis hacer ese día; es más, haced lo que queráis, pero recordad que es a nosotras a quienes se nos asesina, se nos silencia, se nos acosa, se nos paga menos y somos nosotras las que ocupamos los puestos más precarios y menos valorados. Dejadnos expresar nuestras luchas, esta vez no sois el centro.

El comité de huelga del 8M de CNT-AIT Granada lo formamos mujeres, estamos currando nosotras en esta jornada de lucha, difundiéndola en los tajos y en los barrios; los hombres del sindicato tienen su propio grupo de trabajo en el que abordar el tema de cuidados durante esa jornada y en el que hablar de cómo responsabilizarse de su parte, del papel que juegan en el sistema patriarcal.

En la huelga feminista del 8m, la calle, los piquetes, la lucha, es nuestra.

-Sección de feminismos CNT-AIT Granada-