8M 2021 Seguimos precarias y organizadas

En estos meses marcados por la Covid-19, los feminismos han sido muy necesarios y la sociedad en general ha podido comprobar cómo las exigencias y denuncias que desde estos hacemos están hoy más vigentes que nunca. El patriarcado y el capital, de la mano del Estado que los perpetúa, son incompatibles con el mantenimiento de una vida digna, que se desarrolle en igualdad de condiciones para todas y que se desenvuelva en entornos saludables y que respeten el medioambiente.

 

Ya sabemos que los derechos de las mujeres se resienten en épocas de crisis, lo que nos vuelve a recordar que la lucha nunca cesa. En estos meses de pandemia, las mujeres nos hemos visto afectadas en mayor medida, en el mejor de los casos, por los ERTEs; en el peor, hemos sido las primeras en perder nuestros puestos de trabajo. No podemos olvidar, además, que nosotras sufrimos más temporalidad y parcialidad (3 de cada 4 contratos de jornada parcial están firmados por mujeres), por lo que en lo que respecta a las ayudas por desempleo, maternidad o las pensiones, percibimos menores retribuciones que los hombres. Somos las que lideramos las estadísticas en cuanto a paro de larga duración y las que más dificultades tenemos en recuperarlo cuando lo perdemos y en acceder al mercado laboral, en general. También hay que recordar que las mujeres somos la mayor parte de las personas que trabajamos en hostelería y comercio (dos tercios), sectores que se han visto muy afectados en los meses de pandemia.

 

Por otro lado, durante este año, hemos visto cómo los empleos feminizados han resultado los más esenciales para el mantenimiento de la vida: limpiadoras, cuidadoras, empleadas de hogar, personal sanitario (tres cuartas partes somos mujeres), sector servicios, trabajadoras del campo, jornaleras,… Sin embargo, el machismo estructural del sistema capitalista hace que sigamos siendo las más explotadas del mercado laboral, las más invisibles, las más acosadas,… Por eso, desde la Sección de Feminismos de CNT-AIT Granada, este 8 de marzo seguimos exigiendo:

 

  • Medidas efectivas en materia de conciliación laboral y familiar. Ampliación hasta los 6 meses de los permisos de maternidad y que puedan ser disfrutados por todas las madres, independientemente de sus cotizaciones. Mejora de los recur-sos públicos de atención a niños/ as/es y personas a dependientes.
  • Regulación del teletrabajo, cuya implantación en la pandemia ha afectado de mayor for-ma a las mujeres cuidadoras. Ratificación del Convenio 189 de la OIT, para equiparar los derechos de las empleadas de hogar al resto de  trabajadoras.
  • Regularización de las personas migrantes.
  • Políticas efectivas para luchar contra el desempleo de mujeres, la brecha salarial y la parcialidad y la temporalidad de los empleos mayoritariamente femeninos.
  • Aplicación de protocolos en ma-teria de igualdad en empresas, así como de lucha contra el acoso sexual en el puesto de trabajo
  • Medidas activas contra la ex-plotación sexual, la trata de personas y por los derechos de las mujeres en prostitución.
  • Apoyo y reparación para las víctimas deviolencia de género y sus hijas/os/es.
  • Protección al sistema de pensiones

Este 8 de marzo, la Sección de Feminismos de CNT-AIT Granada nos hemos sumado a la organización de las movilizaciones con las compañeras del Movimiento Feminista Unitario, que componemos colectivos feministas de base e individualidades, y con el Frente Feminista Sindical, del que formamos parte junto con SAT, CGT, USTEA y USE. Las motivaciones principales que nos han llevado a esto son la necesidad de afianzar lazos, especialmente en los tiempos que estamos viviendo de aislamiento por razones sanitarias; la imperiosa urgencia de tejer redes que nos unan y que fortalezcan los tejidos asociativos y sindicales de la ciudad para hacer frente de forma colectiva a los avances del capital, a la precarización de nuestras vidas, a la pobreza, al deterioro del medioambiente, al auge de la extrema derecha,...; y por último, para compartir nuestras ideas y prácticas anarcofeministas y anarcosindicalistas pues, si estas no salen de nuestros locales y de nuestros panfletos, pocas realidades van a transformar.

 

Para nosotras, la lucha colectiva, desde nuestros centros de trabajo, en nuestros barrios y en nuestros pueblos, es la única manera de transformar las estructuras de poder que nos atraviesan y nos abocan a una vida de miseria. Este 8 de marzo estaremos en las calles, con distancia de seguridad, sí, pero con la certeza que solo desde abajo podemos forzar los cambios necesarios para que el patriarcado y el capital caigan.

Si quieres unirte a nosotras y al Frente Feminista Sindical en la manifestación unitaria del 8 de marzo, quedamos a las 17.30 en  la estatua de la cabeza de Plaza del Triunfo

¡Que viva la lucha anarcofeminista!

SECCIÓN FEMINISMOS CNT-AIT GRANADA